Cursos

fondoCursosGrande


La “conducción eficiente” es un nuevo modo de conducir el vehículo que tiene como objeto la reducción del consumo de carburante, a la vez que una reducción en el desgaste de neumáticos, frenos y demás componentes de su automóvil.

En España, en el sector del transporte se quema más del 60% del petróleo consumido en nuestro país. De la totalidad de la energía consumida en dicho sector, el tráfico rodado consume cerca de un 80%.

De la relevancia de estas cifras surge la necesidad de plantearse la utilización del vehículo automóvil de una forma más eficiente y racional.

Esta “nueva conducción” se rige por una serie de reglas sencillas y eficaces, que tratan de aprovechar las posibilidades que ofrecen las tecnologías de los motores de los coches actuales.

Objetivos: Disminuir el consumo de carburante y la contaminación ambiental. Además de aumentar la vida del vehículo reduciendo su desgaste, un mayor confort de conducción y, por lo tanto, una disminución de los riesgos en la carretera.


Pasamos infinidad de horas detrás de un volante. Muchos kilómetros recorridos en los que nuestra seguridad, la de nuestra familia y la del resto de conductores están en nuestras manos. Y por eso estamos expuestos a situaciones de riesgo en las que debemos saber cómo y cuándo actuar. Por ello, es necesario que el conductor conozca las situaciones de peligro que pueden presentársele, tanto para tratar de evitarlas como para saber actuar ante ellas.

¿Sabes qué hacer cuando te encuentras con un animal en el medio de la carretera? ¿Has tenido que realizar un movimiento brusco del volante al encontrarte un obstáculo en la vía? ¿Qué pasaría si tuviésemos que realizar una frenada de emergencia sin ABS?

Situaciones que nos podemos encontrar en cualquier momento y que, si nunca las has practicado, podrían llevarte a una situación crítica, incluso, a un terrible accidente.

Objetivo: Tratar de anticipar nuestra conducción para evitar estar expuestos a situaciones peligrosas. No obstante el objetivo del curso también busca situaciones extremas para enseñar al alumno a dar salida a las mismas con rapidez y seguridad.


Dirigidos al personal de empresas de vigilancia y cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado para perfeccionar su nivel de conducción basado en su propia seguridad, la de las personas a las que deban proteger y al perfeccionamiento de su conducción en situaciones límite.

El giro en J y el giro en U son dos técnicas de conducción evasivas que todos hemos visto infinidad de veces en películas y series. Dos maniobras técnicas y precisas que son de enorme utilidad en este tipo de conducción.

Este curso prepara al alumno para actuar ante situaciones de emergencia en la protección de personas y para escapar de posibles situaciones de peligro en el vehículo.

Los asistentes desarrollarán sus habilidades como conductores aumentando su seguridad en situaciones peligrosas para su integridad física, la de sus protegidos. Todo ello tratando de minimizar al máximo los riesgos para el resto de usuarios de la vía.

Objetivos: Dar a conocer los factores que inciden en la seguridad durante la conducción de este tipo de vehículos y aprender maniobras de evasivas dentro de un entorno seguro.


Según datos del Ministerio de Trabajo, el 30% de los fallecidos en accidentes laborales presentan como causa los accidentes de tráfico. Además, casi la mitad de todos los accidentes de trabajo son igualmente accidentes de trafico. Sin olvidarnos de los accidentes “IN ITINERE” o, lo que es lo mismo, en el recorrido que hacemos cada día para ir a nuestro puesto laboral.

Y es que muchas veces no somos conscientes de los peligros que genera el uso del teléfono móvil, el cansancio, la ingesta de alcohol o, simplemente, el exceso de confianza al volante.

Por eso pensamos que este tipo de cursos son una herramienta imprescindible para las empresas. Una forma de ahorrar combustible, conservar mejor nuestra flota de vehículos y, lo que es más importante, mejorar la seguridad de los trabajadores.

Objetivos: Mejorar la seguridad en la carretera de los trabajadores. Ayudándoles a interpretar las reacciones del coche, a evitar situaciones de riesgo y a controlarlas si se producen minimizando al máximo los riesgos de sufrir un accidente.